Recursos humanos

Nuestros padres tenían razón… el ejemplo arrastra. Líderes del siglo XXI

Los líderes empresariales del siglo XXI deben guiar a sus corporativos con el ejemplo.

¿Cuántas veces de niños vimos en nuestros padres o en otros adultos ejemplos concretos de lo que queríamos ser cuando “fuéramos grandes”?

El niño diciendo que se quiere parecer a su papá y que hasta se viste en sus juegos como él, no está haciendo otra cosa más que emular a quien lo motiva y lo inspira.

Pues lo mismo pasa en las empresas. Los colaboradores de un mundo tan cambiante y dinámico como el que nos tocó vivir en el siglo XXI requieren de líderes adaptados a esta nueva realidad.

Directores y gerentes que inspiren, pero no sólo con arengas y discursos sino con lo más difícil: el ejemplo de su trabajo diario.

Pensemos a lo que se tiene que enfrentar un trabajador promedio en un corporativo de la actualidad. Su perfil de puesto está sujeto a una constante revisión porque las demandas del mercado son cambiantes. Por tanto, este colaborador debe estar capacitándose de manera permanente. En otras palabras hay mucha incertidumbre ante el futuro.

Por tanto, es muy probable que la fuerza laboral flaquee si no ve en su líder a alguien dispuesto a enfrentar con aplomo y seguridad esos cambios constantes. ¿Cómo esperar que los colaboradores vean en la capacitación una manera de mejorar su desempeño si el primero que cuestiona las “horas perdidas en el curso” es el gerente?

Además, los trabajadores tienen en alta estima a un directivo que los motiva y reconoce, que está “al pie del cañón” con ellos y hasta aumentan su desempeño cuando ven en este líder a alguien que cuando “se tiene que meter a la trinchera” lo hace con una sonrisa y con un espíritu de equipo.

Así que los departamentos de recursos humanos ya saben lo que tienen que hacer para mejorar la productividad:

¡Buscar líderes que arrastren con su ejemplo!

0