Atención y Servicio al cliente

La “sonrisa telefónica”, básica en el servicio al cliente

La “sonrisa telefónica” es más que una gesticulación; puede ser la puerta al éxito de una llamada en el servicio al cliente.

Constantemente cada uno de nosotros somos bombardeados por una gran cantidad de llamadas telefónicas en la que nos ofrecen seguros de vida, seguros de auto, tarjetas de crédito, promociones, viajes, o incluso para dar seguimiento a las necesidades que tenemos como clientes de una empresa.
Estamos de acuerdo que, tan sólo de ver un número desconocido, nuestro cerebro se activa inmediatamente encendiendo una luz de advertencia con el mensaje “no contestes, seguro es un vendedor”.

Ahora bien, vámonos del otro lado del teléfono en donde se encuentra un ejecutivo de tu fuerza de ventas o atención y servicio al cliente, dispuesto a cumplir las metas que se le han asignado. Quizá es dar a conocer un beneficio al usuario o simplemente agradecerle su preferencia.

Sin embargo, en muchas ocasiones esa imagen negativa que los clientes ya tienen del clásico agente de telemercadeo afecta a tal grado que el mensaje simplemente no cumple su objetivo. Pero, ¿te has preguntado cómo puedes contrarrestar esta situación?
Ya sea con una llamada entrante a nuestro centro de trabajo (inbound) o una llamada realizada por parte nuestra hacia alguien (outbound), nunca debemos perder de vista que nuestra labor es brindar atención y servicio al cliente. Entendiendo como “cliente” a una persona de carne y hueso, con necesidades y sentimientos al igual que tú.

Por tanto, antes de hacer/recibir una llamada, tus colaboradores deben ser conscientes que el primer paso para poder agradar al cliente y generar empatía, incluso antes del saludo, es la “sonrisa telefónica”.

Un concepto básico, pero muy poderoso.

Y es que, aunque muchos no lo crean, la gesticulación que realizamos al sonreír modifica notablemente la intención de nuestra voz, y ésta es percibida por la persona que se encuentra del otro lado del teléfono de forma más cálida y cordial.

Si hablas y tu postura corporal es floja, tu voz también lo será, así que recuerda que “una sonrisa es la llave secreta que abre muchos corazones” (robert baden-powell). Por lo tanto, ya lo sabes, si quieres generar un vínculo más estrecho con tu público meta y lograr mejores resultados en tu atención y servicio al cliente vía telefónica…

¡Sonríe!

0