Educación

La inteligencia musical y la inteligencia cinético-corporal

Hay muchas formas de medir la inteligencia. Gardner sostiene que podemos tener inteligencia musical y cinético-coporal.

Para Howard Gardner, el creador de la teoría de las Inteligencia Múltiples, las dos características principales para catalogar a las diferentes inteligencias que tiene el hombre es la capacidad que esa inteligencia nos dé para resolver problemas y/o elaborar productos culturales. Además, la mayoría de las inteligencias son susceptibles de codificarse en un sistema simbólico y deben tener un componente de independencia biológica.

Para Gardner existían 7 tipos de inteligencia y en este artículo revisaremos las primeras dos:

Inteligencia Musical.

Existen varios elementos para considerar a la habilidad musical como un tipo de inteligencia. En primer término la evidencia que, al igual que con las demás inteligencias, existe un vínculo para su desarrollo e independencia biológica. Por ejemplo, “los niños autistas que pueden tocar maravillosamente un instrumento musical pero que no pueden hablar, subrayan la independencia de la inteligencia musical” (Gardner, 1993, p. 35).

Asimismo, queda claro que cualquier músico que se enfrenta ante una partitura en blanco se sitúa ante el problema de expresar un sentimiento específico por medio de sonidos y el resultado (la composición en sí misma) es uno de los productos culturales más preciados por la humanidad. Además, es obvio que la música posee un sistema simbólico propio.

Inteligencia Cinético-corporal.

“El control del movimiento corporal se localiza en la corteza motora y cada hemisferio domina o controla los movimientos corporales correspondientes al lado opuesto… La habilidad para realizar movimientos voluntarios puede resultar dañada…” (Gardner, 1993, p.36) lo que demuestra la independencia biológica de esta capacidad.

La producción cultural por medio de la inteligencia cultural es fácil de identificar en una representación dancística o en la ejecución magistral de un pase de 40 yardas por un mariscal de campo en el juego por el campeonato. Sin embargo, ¿cuál es el problema que se tiene que resolver con este tipo de inteligencia? Al igual que con las otras inteligencias, cada problema a resolver con la inteligencia cinético-corporal es diferente en sí mismo, pero algunos teóricos como Gallwey (1976, citado por Gardner, 1993) se han dedicado a analizar la problemática que representa, por ejemplo, contestar un saque en un partido de tenis. Los cálculos mentales que el tenista tiene que hacer para calcular la velocidad con que su oponente le pegó a la pelota, dónde caerá ésta, el ángulo en que debe colocar su propia raqueta para contestar y los movimientos corporales que debe hacer para llegar a la pelota son todo un reto o problema; y más si tomamos en cuenta que ese deportista sólo tiene un segundo para realizar todas esas operaciones mentales.

El único elemento que no queda claro dentro de los elementos empíricos es que este tipo de inteligencia no posee un sistema simbólico fácil de identificar, aunque habrá que recordar que el mismo Gardner señala que esta última característica no es un elemento indispensable para señalar como inteligencia a una habilidad en específico.

Gardner, H. (1993). Inteligencias múltiples. La teoría en la práctica. España: Paidós.

0