Atención y Servicio al cliente

Haz de la cordialidad un hábito positivo en tu personal

Lograr que tu personal adquiera el hábito de la cordialidad impactará positivamente en el servicio y la atención al cliente.

¿Qué es lo que te viene a la mente cuando te hablan de servicio y atención al cliente?

Quizá visualices a una persona atendiéndote en mostrador con una sonrisa de oreja a oreja, o tal vez piensas en el buen trato que recibiste por parte de un mesero en un restaurante.

No importa cuál sea la situación, de lo que estamos seguros es que todos queremos que nos traten bien. Sin embargo, en ocasiones también hemos experimentado que el “buen servicio” se limita sólo a los espacios de trabajo de los colaboradores, quienes al concluir con su horario laboral, aún estando dentro de las instalaciones de la empresa, se olvidan de que siguen portando un uniforme y representando a una marca.

¿Te ha pasado que te cruzas con un grupo de trabajadores afuera de su empresa hablando de forma inadecuada y con malas palabras?

¿Cuál ha sido la impresión que esto te ha dado?

Si tú fueras el dueño de esa empresa, por supuesto que no te gustaría que los clientes vieran eso, insistimos, aún cuando los colaboradores han concluido su turno.

¿qué podemos hacer al respecto?

La atención y el servicio al cliente deben de partir de una actitud positiva y de hábitos perfectamente delimitados para lograr los objetivos que queremos. En este caso, el hábito de la cordialidad puede ayudarnos mucho para mejorar nuestra cara hacia el cliente.

Si realizamos un programa de capacitación y llevamos a cabo acciones concretas que ayuden a la cimentación de buenas prácticas de atención y servicio, no sólo con los clientes sino también con nuestros propios compañeros de trabajo, los resultados serán muy positivos.

De esta manera, ser amable deja de ser una obligación o un requisito dentro de mi trabajo y se convierte en una actitud hacia la vida que modifica no sólo el entorno laboral de nuestro equipo de trabajo, sino también el entorno personal.

Para concluir, te invitamos a tomar determinaciones que ayuden a tus colaboradores a ser mejores cada día sin importar lo sencillas o pequeñas que parezcan.

¡Atrévete y verás los resultados!

0