Atención y Servicio al cliente

Calidad en el Servicio al Cliente, una prioridad para toda la empresa

Una sonrisa y un trato respetuoso al cliente hacen la diferencia en una empresa para alcanzar un servicio de calidad.

Cuando hablamos de “Atención y Servicio al Cliente”, muchas empresas creen que sólo es importante capacitar al personal que tiene un contacto directo con el mismo. Sin embargo, el servicio y la atención a nuestros usuarios muchas veces son requeridos en situaciones y contextos inimaginables.

Lo que hay que entender sobre estos dos elementos, es que todos y cada uno de los integrantes de nuestra empresa se convierten en promotores de la marca. Cada uno de ellos porta nuestro logotipo y es un reflejo, en cierta forma, de nuestra imagen y nuestro ideario.

Por lo tanto, una de las cosas más importantes que deben de tomar en cuenta tus colaboradores, es que toda empresa es hecha para solucionar un problema o cubrir una necesidad. Por lo tanto, en todo momento se está “sirviendo al cliente” y éste debe recibir un trato adecuado sin importar la situación.

Ahora, imagina que llegas a una empresa en la que el guardia de seguridad te hace esperar durante 5 minutos para darte acceso al estacionamiento. Una vez que estás en las oficinas, preguntas a la recepcionista a dónde te tienes que dirigir, pero ella es poco precisa y además parece molesta.

Más adelante, te topas con personal de limpieza que bloquea un pasillo y antes de que puedas preguntar algo, te “regañan” diciéndote que no se puede pasar por ahí. Al tomar el elevador, te topas con un técnico de mantenimiento que te comienza a platicar sobre los problemas que tiene la empresa y que él tiene que arreglar.

Si algo parecido te ha sucedido, seguramente habrás pensado “Qué mal servicio tiene ‘nombre de la empresa’.”  Ahora pregúntate ¿todo esto es correcto?, ¿la manera en la que se dirigieron a ti son las correctas?

Si bien no todos los colaboradores realizan funciones directamente con el cliente, todos en algún momento, ya sea dentro o fuera de la empresa, transmiten algo de tu negocio en los diferentes contextos en los que se mueven: familia, amigos, conocidos e incluso desconocidos, quienes en un futuro, podrían ser tus clientes.

Por lo tanto, más vale que se hable bien de tu empresa y qué mejor que tus colaboradores sean agentes activos que difundan los beneficios que ofreces. Y la mejor manera de realizar esto, es desde las bases: la atención y el servicio al cliente.

Recuerda, no está en el “qué” se dice, sino en “cómo se dice”. Es decir, quizá tu equipo no tenga la respuesta a todo, pero una sonrisa y un trato respetuoso al cliente puede hacer la diferencia entre un incremento o decremento de tus ventas y, sobre todo, de las quejas que recibes.

0